Presentación del nuevo Heart Beat Manufacture Calibre FC-945 Silicium

Lunes, 02 de Junio del 2014 a las 12:11 AM Freder 4

Tras el éxito del lanzamiento del primer Heart Beat Manufacture Calibre en 2004, Frédérique Constant ha presentado cada año una nueva versión de su gama Heart Beat Manufacture. Algunas características se mantienen, como por ejemplo la emblemática abertura, perfectamente centrada a las 6 horas. No obstante, cada año se añaden nuevas características de diseño y el Heart Beat constantemente se revisa, actualiza y mejora desde el punto de vista técnico.

En 2014, Frédérique Constant presentará el nuevo FC-945 Silicium Heart Beat Calibre, con mayor fiabilidad, duración y excelencia técnica. Durante los últimos dos años, el Departamento de I+D de Frédérique Constant ha estado diseñando, desarrollando y mejorando los 126 componentes que contiene el nuevo Heart Beat Manufacture. Tras estos años de intenso esfuerzo, nuestra empresa se complace en presentar este nuevo modelo utilizando los materiales más nuevos y avanzados del mundo.

Antiguos problemas resueltos La precisión de cualquier reloj mecánico depende de la precisión del dispositivo de medición del tiempo, el volante, la espiral del volante y el escape. La función del volante es girar hacia adelante y hacia atrás a una frecuencia de 4 Hz. Esta frecuencia es lo que determina la precisión del reloj.

La función más importante del escape es hacer que la espiral del volante se pliegue y despliegue. Desde la invención del reloj, el escape ha tenido que soportar altos niveles de fricción. Los dientes de la rueda del escape son alimentados por la espiral y se deslizan sobre la palanca antes de bloquearse. Esa es la fricción que activa el áncora, pero para ello se necesita lubricación.

El tic-tac de un reloj Frédérique Constant se produce cuando la espiral y los dientes de escape chocan entre sí. En prácticamente todos los escapes modernos, los dientes del trinquete están fabricados con piedra muy dura y pulida. Sin embargo, pese a ser resistentes y lisos, siempre necesitan lubricación. Hasta ahora, la lubricación era necesaria para proteger los escapes de los efectos perjudiciales de la fricción. A medida que la lubricación utilizada en el escape envejece, se vuelve más fina o se seca, el nivel de fricción aumenta y se transmite menos energía al volante, que es una pieza vital.

Salvo que el escape esté adecuadamente lubricado, puede deteriorarse hasta el extremo de que haya que sustituir las partes metálicas. Normalmente, los relojes modernos son más fiables que sus predecesores gracias al uso de aceites de mayor calidad para lubricar el escape. Para mantener los relojes mecánicos en un estado óptimo, normalmente hay que limpiarlos y lubricarlos cada cuatro años. El silicio El silicio es un elemento químico representado en la tabla periódica con el símbolo "Si". Su número atómico es el 14. El silicio es un metaloide tetravalente menos reactivo que su análogo químico, el carbono. El silicio no se produce libremente en la naturaleza, sino principalmente en minerales formados por dióxido de silicio prácticamente puro en distintas formas cristalinas, entre las que figuran el cuarzo, la calcedonia y el ópalo. También se encuentra en los silicatos o minerales que contienen silicio, oxígeno y otro metal, como por ejemplo el feldespato. El silicio es el principal componente de la mayoría de semiconductores y adopta la forma de sílice y de silicatos en cristales, cementos y cerámicas. El silicio se utiliza ampliamente en semiconductores porque permanece como semiconductor a mayores temperaturas que el semiconductor germanio. Además, su óxido nativo se desarrolla fácilmente en el horno, por lo que crea una mejor interfaz semiconductora/dieléctrica que la mayoría de las otras combinaciones de materiales. La forma cristalina del silicio tiene un color gris oscuro y un brillo metálico. Es similar al cristal en cuanto a la resistencia. El silicio puro tiene un coeficiente de temperatura de resistencia negativo, dado que el número de conductores libres de tensión aumenta con la temperatura. Cómo fabricar un escape de silicio La fabricación de una rueda de escape de silicio requiere el uso de una nueva tecnología denominada Deep Reactive Ion Etching (DRIE). Se crea una imagen múltiple del escape y se proyecta sobre una oblea o pastilla redonda de silicio que mide 100 mm de diámetro por 0,5 mm de grosor. Normalmente, se hacen obleas de varios tamaños que van desde los 25,4 mm hasta los 300 mm, con un grosor del orden de los 0,5 mm. Las obleas o pastillas se cortan en una barra de semiconductor, con la ayuda de una sierra de diamante o de un cable de diamante y luego se pule una de las caras o ambas. De un oblea de 100 mm se pueden sacar unas 250 ruedas de escape aproximadamente.

La oblea se compone de tres sustratos diferentes o capas de silicio. El sustrato central funciona como capa separadora. Después de que la imagen de la rueda de escape se haya proyectado en la oblea, el sustrato expuesto lacado se elimina, dejando las partes no expuestas de la oblea. A continuación, el sustrato lacado no expuesto se graba con plasma hasta la capa separadora. La rueda de silicio del escape es posteriormente copiada mediante un proceso de grabado isotrópico. Las piezas obtenidas tras dicha operación solo necesitan una limpieza superficial. Todas las ruedas son completamente idénticas y no es necesario que sean calibradas, centradas o pulidas. Las obleas tienen una importancia vital en la fabricación del escape de silicio de Frédérique Constant.