225 años de historia

Miércoles, 12 de Mayo de 2016 11:30 PM 225 años de historia

225 años de historia, innovación y premios

En el exclusivo mundo de la Alta Relojería suiza existen pocos nombres tan evocadores e históricos como Girard-Perregaux. Sus comienzos se remontan a 1791, son más de dos siglos de herencia que constituyen el pilar de su identidad.

Los orígenes de Girard-Perregaux están vinculados a dos personajes emblemáticos de la relojería suiza. El primero, Jean François Bautte, quién nació en 1772 en Ginebra y firmó sus primeros relojes en 1791. Fue uno de los inventores del reloj extraplano. A su muerte, en 1837, dejó como herencia a sus sucesores, Jacques Bautte y Jean-Samuel Rossel, un patrimonio industrial y cultural de gran calidad.

La segunda figura emblemática de la historia de Girard-Perregaux, fundador de la casa Girard & Cie. en 1852. Destacó por sus investigaciones en el campo de los sistemas de escape y en particular el del Tourbillon. La consagración le llegó en 1889 cuando su famoso Tourbillon con tres puentes de oro, que se había convertido en el ícono de Giarard-Perregaux, obtuvo la medalla de oro en la Exposición Universal de París.

Medalla de oro en la Exposición Universal de París
Con su magnifica caja grabada por el renombrado artista Fritz Kundert, quien en ese momento estaba en la cumbre de su carrera, esta pieza llamada “La Esmeralda” cuyo nombre deriva de las boutique en México a la cual se consignó y para convertirse en propiedad del General Porfirio Díaz, en ese tiempo Presidente de México.

En 1970, gracias a una serie de eventos, la pieza reingresó a la colección del museo de la Manufactura de Girard-Perregaux. Trascendente y majestuoso con su inigualable diseño, el calibre Tourbillon con tres puentes, se ganó un lugar en la historia como el movimiento de reloj más antiguo.

Este movimiento a la fecha se sigue produciendo y su diseño en general se ha mantenido sin cambios desde 1860.