Jaeger-LeCoultre

Martes, 18 de Octubre de 2016 11:30 AM Jaeger-LeCoultre

Atmos 568 by Marc Newson time, pure and simple

Esta es la historia de una colaboración fascinante y enriquecedora. Desde 2008, Jaeger- LeCoultre y el diseñador Marc Newson reúnen su saber hacer y su energía creativa para dar forma a una interpretación única de un icono relojero: el Atmos. Este año, el diseñador se ha volcado nuevamente en este péndulo que vive del aire del tiempo para dotarlo de una expresión contemporánea que respete, no obstante, su identidad. La colaboración de Newson con la Grande Maison ha dado como fruto una pieza excepcional de gran pureza que cobra vida bajo un globo de cristal de Baccarat.

La unión del diseño, la técnica y la tradición

Tomemos por un lado un diseñador aclamado, tan discreto como reputado y apreciado. Por el otro, un péndulo mítico, silencioso, que se nutre de ínfimas variaciones de temperatura y cuyo mecanismo hubiese fascinado al mismísimo Leonardo da Vinci y a todos aquellos que imaginaron incesantemente el mecanismo más cercano al movimiento perpetuo. Para esta nueva aventura, el péndulo Atmos ha puesto sus formas y algunas partes de sus componentes en las talentosas manos del diseñador Marc Newson, que lo ha albergado en un globo de cristal totalmente transparente para destacar mejor su esencia y su condición de icono. Marc Newson expresa su afinidad con este péndulo: “Sentí una gran emoción cuando me propusieron que concibiera un Atmos. Es una pieza de relojería que aprecio desde la primera vez que la vi, cuando era adolescente. Para mí, el Atmos es un objeto mágico y complejo, que representa el movimiento perpetuo, o lo más cercano a él, y requiere de un ambiente estable para funcionar. Parece estar vivo, e incluso da la impresión de que adivina tu presencia, algo que me resulta extrañamente reconfortante”.

La simplicidad y la pureza del movimiento

Ligereza, transparencia, simplicidad. Lo primero que llama la atención en el Atmos 568 de Marc Newson es su mecanismo relojero, que parece flotar en el aire gracias a la sutil sujeción que lo mantiene fijo a la parte posterior del movimiento. La esfera, muy sobria, presenta una óptima legibilidad. En su rostro de cristal, que permite el paso de la luz, la lectura de las funciones resulta agradable gracias a los dígitos arábigos transferidos de color azul que apuntan hacia el exterior, realzados por una sobria minutería. El índice del mes está diseñado en forma de esfera transparente para evitar una indicación adicional. Las agujas, cuyo contrapeso ha diseñado minuciosamente Newson para equilibrarlas a la perfección y olvidarlas, adoptan el mismo azul elegido por el artista. En cuanto a las fases de la luna, la indicación presenta una lectura plena, única en un Atmos, en el que la luna es blanca y el cielo azul sobre un disco con estrías concéntricas ofrecen un acabado delicado y sutil. Por el otro lado del movimiento se aprecia la manera en que se ha fijado el mecanismo, no mediante tres puentes, como en los Atmos tradicionales, sino con cuatro, para asegurar una simetría. El puente de membrana, rediseñado en forma de cruz y con un acabado cepillado, permite entrever el fuelle de la membrana. Luce el nombre del péndulo en el mismo azul elegido, así como la discreta firma del diseñador en su característico color naranja. Las miradas atentas observarán un permanente juego de luces sobre el movimiento, concebido por las manos de los artesanos de la Manufactura y cuyos componentes fueron replanteados por Marc Newson. El movimiento, decorado con un cepillado satinado que le da un aspecto mate muy contemporáneo, luce algunos espacios brillantes que resplandecen con la luz que atraviesa el impecable cristal. Con su nuevo diseño, el volante presenta acanaladuras mate sobre los dientes y brillantes en las cavidades, para reflejar de manera sutil y particularmente estética los rayos del sol a medida que la pieza oscila hacia un lado y hacia el otro. ¡Un auténtico espectáculo! Este juego de luces y acabados también se ha adoptado en otra parte móvil del movimiento, en la membrana, que también compagina el brillo en la parte profunda con el mate en la parte exterior.